blog-bacel

Sobre Parcelas Viejas

August 25, 2016 Bodega Barrriuso Celarain

En el día de hoy os vamos a acercar un poco al mundo de los viñedos viejos. 

En un mundo en el que lo viejo tiene un significado peyorativo, en el mundo del viñedo significa todo lo contrario. La vid es una planta con un ciclo vital larguísimo en el que podríamos distinguir cinco períodos que serían.

De 0 a 4 años: La producción es residual y carece de interés enológico. La maduración de los pocos racimos que dan es muy desigual y pueden existir carencias o sobreaparición de algunos elementos. Aunque existen vinos de plantas de 3 años, no es lo habitual.

 

De 5 a 8 años: Producción in-crescendo. Durante esta época la vid comienza a dar rendimientos que iniciarán por 500-700 gramos por planta hasta alcanzar los 2-3 kilos. Dependiendo de la carga a la que deseemos someter a la planta reduciremos esta cantidad.

 

De 8 a 25 años: Se trata del periodo más productivo de la vid. La producción se estabiliza y la calidad de la uva comienza a ser mejor. Mucho más homogénea en cuanto a kilos pero también en cuanto a calidad. En este periodo de tiempo es donde a día de hoy, se elaboran la mayor parte de los vinos. Hemos observado, no sin disgusto que plantaciones que llegan a los 25-30 años son sustituidas por otras nuevas buscando un nuevo ciclo de crecimiento

De 25-50 años: La producción de la planta sigue siendo aceptable y sus condiciones organolépticas han alcanzado un periodo dorado. Elaborando un análisis que conjugue criterios técnicos con los comercial/económicos podríamos asegurar que aquí se encuentran el mejor equilibrio calidad/rendimiento.

>50 años: Sin techo de edad ya que se datan vides de casi 150 años. Aunque cada vez es más raro encontrar. Es aquí donde se pueden elaborar vinos de viñas viejas. Creedme cuando os digo que no hay tantas viñas viejas como etiquetas de botellas de viñas viejas. Pero comercialmente es un gancho muy potente que atrae, no sin cierta trampa, al consumidor.

En nuestro caso, disponemos de FINCA EL ARCA en Villabuena de Alava, que posee unas garnachas cuya plantación esta datada y DOCUMENTADA en 1890. El rendimiento por planta se reduce a 3 racimos y de un peso inferior al kilo por planta. Por lo tanto, los rendimientos son muy bajos pero las calidades son impresionantes. 

Como véis, en este blog queremos interpretar nuestros vinos desde su nacimiento, que es el viñedo. Un buen cuidado del viñedo nos aportará siempre la mejor uva posible, y solo así podremos aspirar a haceros llegar los mejores vinos.

Respecto a esta finca, estamos elaborando un informe técnico que nos ayude a vendimiarla y vinificarla por separado y hacer un ¿monovarietal?de Garnacha de producción limitada. Pero...¿a quién no le apetece beber un vino de una vid que la plantaron en el Siglo XIX?

Gracias por vuestra lectura.



Publicación más antigua Publicación más reciente


1 comentario

  • David

    Sep 06, 2016

    Muy interesante la verdad. Tener vides de 1890 me parece la leche! ¿Se pueden visitar?


Dejar un comentario